12 alimentos para una piel verdaderamente radiante

La piel es el órgano más extenso y más pesado de todo nuestro cuerpo, además de considerarse uno de los indicadores más fidedignos e inmediatos del estado general de salud de nuestro cuerpo. También, la piel desempeña un papel muy importante en la estética personal y el nivel de autoestima.

Los malos hábitos alimenticios, la contaminación y algunas enfermedades crónicas pueden causar daños importantes tanto en la apariencia como en la estructura de cualquiera de las capas de la piel: epidermis, dermis o incluso en las glándulas más profundas.

Un poco de atención a los alimentos que ingerimos a diario y la introducción paulatina de nuevos nutrientes puede marcar un cambio considerable para tener una piel más radiante y sana.

¿Alergia o Intolerancia?

En los últimos años el número de casos de personas con alergias e intolerancias ha crecido considerablemente. Algunos estudios concluyen que, a pesar de poder estar implicado el factor genético, son nuestros hábitos de consumo los que han favorecido este incremento de afecciones.

Los piensos transgénicos y los antibióticos introducidos para el control de la calidad en las carnes, los aditivos químicos y algunos alimentos también modificados genéticamente, conforman los principales agentes reactivos.

En cualquier caso, es muy importante diferenciar entre alergia e intolerancia:

Alergia Alimentaria: el sistema inmunológico identifica a un alimento agresor como alérgeno desencadenando una reacción adversa. Son más comunes en bebés y niños pequeños.

Intolerancia Alimenticia: corresponden a una incapacidad del organismo para metabolizar y digerir un alimento. El sistema inmunológico no interviene.

Naturalmente, entre las reacciones y síntomas de las afecciones anteriores, las relacionadas con la piel son unas de las más notorias: eczemas, urticaria, prurito, manchas, rojeces, escamas y demás, pueden aparecer en un episodio.

Antes de intentar renovar la piel consumiendo alimentos sanos, debemos estar atentos a las afecciones que puedan ser provocadas por alergias e intolerancias

La piel no solo se nutre con alimentos

La alimentación de nuestra piel no solo se produce con los alimentos que se ingieren. Recordemos que la piel es un órgano permeable, que respira.

La Hidratación

El eterno consejo médico de beber 2 litros de agua al día sigue siendo magnífico. Más aún cuando el agua que se consume es de calidad. Muchas ciudades cuentan con la maravillosa fortuna de poder proporcionar un agua potable y limpia a sus ciudadanos a través del agua corriente.

A pesar de ello, los residuos sólidos como cal y algunos sulfatos son muy comunes en estas aguas y pueden afectar el estado y la apariencia de nuestra piel. Siempre que sea posible, es recomendable consumir agua embotellada de mineralización débil y bajos residuos.

La hidratación adecuada ayuda a eliminar las toxinas que produce el cuerpo internamente y las que se adhieren a la piel producto de la contaminación atmosférica y ambiental.

La Vitamina D

La vitamina D es la única vitamina que se puede obtener por una fuente distinta a la alimentación: el sol. Su función principal tiene que ver directamente con la absorción del calcio, pero el color amarillento de la piel es característico de su insuficiencia en el cuerpo. Asegurarnos de tomar un poco el sol, siempre que no exista ningún peligro de lesiones o quemaduras, es también beneficioso.

La desintoxicación paulatina 

Tal como se explicó en el apartado de las alergias e intolerancias, las toxinas y los químicos presentes en algunos alimentos que consumimos a diario producen enfermedades y afecciones que se manifiestan con síntomas característicos en la piel.

Es buena idea reducir el consumo e incluso eliminar por completo de la dieta productos tan dañinos como:

coffee beans on wooden spoons

  • Los alimentos procesados.
  • Los lácteos con alto contenido de grasa.
  • El alcohol en exceso
  • Las grasas saturadas
  • El azúcar blanco

La cafeína suele entrar en el listado anterior, aunque algunos expertos coinciden cada día más en los beneficios que puede aportar la ingesta de un máximo de 2 tazas de café al día.

¿Qué hacer para lucir una piel radiante?

Resumimos en esta lista los hábitos necesarios para ayudar a tu piel a mantenerse radiante:

  • Exfolia tu piel semanalmente o con menos frecuencia si la tienes muy sensible.
  • Utiliza productos de calidad y adaptados a tu tipo de piel y a las afecciones que puedas presentar.
  • Utiliza protector solar a diario.
  • Recuerda limpiar correctamente tu rostro en la mañana y antes de acostarte, eso incluye desmaquillarse correctamente.
  • Usa maquillaje de calidad.
  • Realiza al menos una vez por mes un tratamiento extraordinario como mascarillas, limpieza profunda, hidratación profesional, etc.
  • Bebe entre 1 y medio y 2 litros de agua por día, aparte de otros líquidos.
  • Reduce el estrés con ejercicio y actividades relajantes como el yoga, pilates, entre otros.
  • Empieza a incluir en tu alimentación alimentos orgánicos, variados, crudos y frescos y sobre todo con alta concentración de antioxidantes.

Echa un vistazo a la siguiente de alimentos que harán que tu piel luzca radiante en pocos días.

¿Qué nutrientes buscamos consumir?
  • Omega3:  clasificado como un ácido graso insaturado, los ácidos grasos Omega 3 aportan permeabilidad a las membranas celulares. Reforzar la dieta diaria con este tipo de ácido puede prevenir la aparición del acné y otras afecciones inflamatorias de la piel. Las poblaciones que presentan un mayor consumo de Omega3 registran pocos o ningún caso de psoriasis.
  • Antioxidantes: estas sustancias que retrasan el envejecimiento de las células de la piel ayudan en la formación del colágeno. El colágeno es una proteína que forma parte no solo de la piel sino de los huesos, tendones, músculos y cartílagos. Conforme avanzamos en edad el cuerpo pierde la capacidad de generarlo, por ello la piel se vuelve blandita y fláccida. El colágeno se produce durante el sueño nocturno, por ello el trasnocho envejece. Los radicales libres son sus grandes enemigos y la mejor manera de combatirlos en con los antioxidantes.

Los antioxidantes son generados por el propio organismo haciendo ejercicio de forma frecuente, aunque también pueden conseguir con la ingesta de algunos alimentos.

La Vitamina C es el antioxidante por excelencia.

Te explicamos en este artículo todo lo que debes saber sobre la Vitamina C

  • Aceites: existe una polémica palpable en relación a cuáles son los mejores aceites para cocinar. Aunque varios aceites vegetales como los de girasol y maíz son muy comerciales, sobre todo para las frituras, los expertos siguen concluyendo que es recomendable evitar el consumo de los aceites provenientes de semillas. Tenemos ya la pista de cuál es el aceite rey de la salud.
  • Minerales: Aunque son varios minerales y en distinta proporción los que necesita el organismo para funcionar correctamente, el selenio, el cinc y el cobre se relacionan directamente con la piel por sus propiedades antioxidantes.
  • Vitaminas: Vitamina A, Vitamina C, Vitamina E, Vitamina B3 y Vitamina B6 son las 5 indispensables reinas de tu piel. Cada una cumple una función distinta y a la vez complementaria con cada una de las demás.
    • La Vitamina A: interviene directamente en los procesos cicatrizantes de la piel, proporciona suavidad y refuerzas las defensas.
    • La Vitamina B3: favorece la prevención de las alergias solares, protegiendo y preparando la piel para tomar el sol.
    • La Vitamina B6: ayuda a controlar la secreción de las glándulas sebáceas equilibrando las pieles grasas.
    • La Vitamina C: considerada el antioxidante por excelencia es indispensable para la producción de colágeno ya que enfrenta y destruye los radicales libres. Además, puede elevar considerablemente las defensas del organismo ante las infecciones y protege la piel de los rayos UV.
    • Vitamina E: estimula la microcirculación de la piel y retrasa el envejecimiento cutáneo.  Está especialmente indicada para pieles con tendencia al acné y con manchas. Su consumo ideal en adultos se sitúa en los 15 mg diarios. Esta vitamina es alimento puro para las células cutáneas:  les proporciona la fuerza necesaria para resistir diariamente las provocaciones externas.
  • Probióticos: nuestro sistema digestivo está dominado por una serie de microorganismos vivos, bacterias
  • kefirpara ser más exactos. En conjunto se le suele llamar microbiota intestinal. Los probióticos favorecen el control de la población de estas bacterias beneficiosas y protegen de los ataques de los agentes patógenos. Están directamente relacionados con la mejoría de las afecciones de la piel como rosácea, eczemas, psoriasis y similares.

Los probióticos modifican positivamente la flora intestinal, lo que podría tener repercusiones positivas en la piel. Así lo expresa un estudio de la Universidad Pontificia Católica de Chile

Y estos nutrientes indispensables para la salud de nuestra piel se encuentran en los siguientes alimentos:
      1. Aguacate: muy rico en Omega3, aporta grasas e hidratación a las glándulas sebáceas previniendo el envejecimiento prematuro por resequedad. Dependiendo del país, el aguacate se considera una fruta o un vegetal. Debe consumirse idealmente crudo, en ensaladas o solo. En algunos países se consume en batidos dulces con o sin leche.La semilla de aguacate también se utiliza en algunas preparaciones, a pesar de su ligero sabor amargo, para favorecer el aumento de colágeno en la piel.
      2. Chocolate amargo:  los flavonoides o polifenoles, actúan como antioxidantes cutáneos, además de proteger la vitamina E que se encuentra en la dermis.
      3. Té verde: es rico en antioxidantes y favorece la protección ante las quemaduras solares, aunque consumir un par de tazas no te exime de usar protección solar. También algunos estudios revelan que podría disminuir el riego de cáncer en la piel. Previene las arrugas prematuras y se relaciona con mejorías considerables en casos de rosácea.
      4. Semillas de Calabaza: riquísimas en minerales, ese es su secreto. Cinc, cobre, potasio, fósforo, cobre, hierro y magnesio. Su aceite favorece la cicatrización. Es un antinflamatorio natural y ayuda a cicatrizar las lesiones producidas por herpes.
      5. Frutos del bosque: otra vez aparecen los antioxidantes, esta vez en forma de apetecibles bayas de lo más variopintas. Si es que los radicales libres son el primer enemigo de las pieles jóvenes y los antioxidantes son sus defensores. Para obtener un beneficio máximo es necesario que su color sea intenso, así que, si piensas ir al mercado a comprar un buen puñado de frutos rojos, procura elegir los de mejor color. Y es que, en la variedad de frutos rojos, o también llamados frutos del bosque, existe una enorme variedad:
        • Fresas: muchos la consideran la fruta más antioxidante que existe gracias a su altísimo aporte de vitamina C, además de Vitamina E, B y K.
        • Cerezas: ricas en betacaroteno, consigue que los bronceados duren más tiempo y con mejores condiciones.
        • Moras: además de contener altas dosis de vitaminas C y E, tienen propiedades depuradoras, por lo que combaten las espinillas y los puntos negros.
        • Arándanos: como sus primos anteriores, los antioxidantes presentes en ellos son su mayor valor nutricional.
      6. Zanahoria: la enorme cantidad de betacarotenos presentes en esta hortaliza la convierten en el aliado perfecto para preparar la piel antes de unas vacaciones de sol. Conseguirás un bronceado más bonito y uniforme. Se recomiendo consumir el zumo de zanahoria cruda y tomate rojo ya que juntos activan mejor los antioxidantes presentes en su interior, favoreciendo como es natural la renovación del colágeno en la piel.
      7. Kéfir: con este nombre se designa tanto a las bacterias utilizadas para preparar esta bebida, como a la bebida en sí misma. Los granos de kéfir están formados por cultivos de levadura y bacterias lácticas de aspecto similar a coliflores en miniatura. Su preparación más común es en leche de vaca. Al agregar los granos y esperar que fermente la mezcla por 24 horas, se obtendrá un líquido de sabor parecido al yogurt, pero de consistencia mucho más líquida.El kéfir es rico en magnesio, calcio, fósforo, Vitamina B12, proteínas y Vitamina D, pero lo que más caracteriza al kéfir es su alto contenido de probióticos.Las personas que consumen kéfir con frecuencia afirman que su piel mejora considerablemente al volverse más firme y flexible. Además, problemas de índole fúngica que suelen afectar el rostro como la candidiasis y el herpes, se mantienen controlados con mayor facilidad.
      8. Cítricos: como su nombre lo indica ricos en Vitamina C, el antioxidante más poderoso. Bienvenidos entonces los limones, las naranjas, las mandarinas y todas las variedades de estas maravillosas frutas.
      9. Aceite de Oliva: conocido como el oro líquido es el único aceite vegetal que no presenta contraindicaciones, más que en la cantidad de calorías que puede sumar a una comida. Su aporte extraordinario en Vitaminas E y K lo convierten en el emoliente e hidratante natural estrella de una alimentación saludable.

        La Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) explica que solo los Aceites de Oliva de alta calidad química y organoléptica es decir,  Virgen y Virgen Extra,  podrían  aportar beneficios cuando son consumidos como alimento.

        assorted healthy food

      10. Pescado Azul: son los llamados pescados grasos, cuya composición de grasa en la piel representa hasta el 6% de su cuerpo. Son ricos principalmente en Omega 3, vitaminas A y D, proteínas y yodo. Los pescados azules tienen la cola en forma de flecha y entre ellos encontramos: sardinas, lamprea, salmonetes, atún, salmón, trucha, bonito, pez espada, anchoa, boquerón, caballa y chicharro.
      11. Piña y Papaya: además de su indiscutible aporte de Vitamina C, contienen bromelina, una enzima con altas propiedades exfoliantes que expulsan toxinas de la piel.
      12. Quinoa: este superalimento tiene propiedades sorprendentes que ayudan a que todo el organismo mejore su funcionamiento. En la piel actúa proporcionando lisina, un elemento indispensable para realizar la síntesis entre colágeno y elastina, ayudando tremendamente en los procesos que requieren cicatrizaciones importantes. También contiene riboflavina que proporciona elasticidad a los tejidos conectivos cutáneos. Algunos estudios le otorgan propiedades anti manchas al reducir las agrupaciones de los gránulos de melanina, responsables de las manchas oscuras por pigmentación.
  1. Lo más importante es consumir una alimentación variada y de calidad. Aprovechar los alimentos de temporada es un consejo muy sabio, ya que la misma naturaleza sabe producir los alimentos con los nutrientes necesarios en cada cambio de estación.