Cómo preparar la piel para el otoño

Beautiful woman holding an autumn leaf

El verano comienza a decir adiós. Así como la misma naturaleza comienza a prepararse para el otoño, igualmente lo hace tu piel. El otoño es una estación difícil y poco estable. Los cambios constantes de frío, calor, aire y humedad no favorecen la regeneración necesaria para la piel tras los excesos del verano. La vuelta a la rutina del trabajo y las actividades del día a día también producen un estrés significativo que puede ralentizar el proceso de recuperación de la piel.

Es este post te vamos a contar todos los factores que debes tener en cuenta para preparar tu piel para la llegada del otoño y te vamos a dejar los mejores consejos para que luzcas radiante.

Problemas de la piel en otoño

Las pieles más sensibles son las que más sufren durante el otoño. Los cambios de temperatura, así como las corrientes de aire inciden directamente en la piel del rostro, provocando problemas muy comunes durante la estación.

  • Deshidratación: después de haber pasado maravillosas horas al sol durante la estación anterior, la capa córnea de la piel se ha vuelto más gruesa, lo que dificulta que la grasa natural o sebo se reparta correctamente por toda la extensión cutánea. En consecuencia, la deshidratación es más evidente durante el otoño. La Sociedad Española de Medicina Estética explica con detalle los problemas dermatológicos a los que se enfrenta la piel tras el verano.
  • Rojeces: las pequeñas rojeces producto del frío y el aire deben ser tratadas con importancia ya que, un descuido prolongado de las mismas podría desencadenar la cuperosis. Esta afección, más común en mujeres que hombres de pieles claras, finas y secas, se caracteriza por la vasodilatación sanguínea en las capas más superficiales del rostro, lo que da como resultado una cara con áreas enrojecidas, con aspecto de rubor exagerado. Al inicio, la cuperosis solo es preocupante por temas estéticos. Sin embargo, alcanzados los 35 o 40 años este problema podría derivar en uno peor: la rosácea, una afección dérmica más severa que la cuperosis y que además de rojeces importantes incluye pústulas, descamación y manchas.

Las pieles sensibles y reactivas suelen ser las más desfavorecidas durante los cambios de tiempo del otoño.

  • Descamación: como consecuencia de la resequedad propia de la estación, y tras los excesos de los rayos solares en las semanas anteriores, la piel en el otoño suele tender a descamarse. Afecciones como la dermatitis seborreica suelen empeorar en esta época del año. Si la descamación de las áreas afectadas no desaparece con el cambio de rutina de limpieza que explicamos más adelante, quizás sea necesaria la consulta al dermatólogo para un diagnóstico específico de las lesiones.

  • Herpes Labiales: la mayoría de la población en las áreas industrializadas se encuentra infectada con herpes labial (tipo VHS-1). Generalmente es asintomático, hasta que aparecen las incómodas vesículas o úlceras. El herpes, en cualquiera de sus tipos, una vez contagiado no desaparece nunca del organismo, simplemente permanece aletargado. La mayoría de las personas contagiadas de herpes labial no lo saben. El contagio generalmente se da en la infancia, a través del contacto con un adulto infectado. Así lo informa el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos de América en su artículo “El Herpes puede sucederle a cualquiera”. Se consideran factores detonantes a 3 situaciones importantes: el estrés, la inmunodepresión y el frío. Por esta razón,el otoño se considera el inicio del repunte del herpes labial en la población.

La mejoría del acné durante el verano es un espejismo. El sol tiene un efecto antinflamatorio y bactericida que puede ayudar a remitir algunos síntomas que volverán a parecer más adelante.

Empeoramiento del acné

¿Sabías que el otoño se considera la época de repunte de los brotes de acné?

Pues sí. Las células muertas que se desprenden después del bronceado, unido a al aumento del grosor de la capa córnea y las posibles obstrucciones en la secreción de sebo, producen un aumento en la aparición de granos y comedones.

Es cierto que tu acné parecía haber remitido durante el verano, pero solo estaba escondido bajo la piel bronceada y ligeramente más gruesa. Las cicatrices de lesiones anteriores pueden haber cambiado su color y aparecer ahora como manchas.

La deshidratación de la capa más externa es combatida por la misma piel con un aumento en la secreción de sebo, y en consecuencia se producen los brotes acnéicos.

¿Qué puedo hacer para evitar un broté de acné en el otoño?

Una exfoliación suave y una protección solar adecuada con productos libres de aceites pueden ayudar a mantener el equilibrio de la piel tras la radiación y el calor de las semanas anteriores. Sin embargo, la prevención comienza precisamente en la época estival. Utiliza un protector solar con SPF 50 y una limpieza e hidratación según tu tipo de piel (seca o grasa). Las cremas y geles a base de ácido salicílico pueden ayudarte a mantener a raya los granos y comedones. Recuerda que si tu acné permanece más allá de los 25 años, debes consultar con un especialista para descartar que el mismo sea producido por desarreglos hormonales y que requiera un tratamiento diferente.

¿Cómo alargar el bronceado?

Durante los últimos años, mantener la piel bronceada es una de las preocupaciones más comunes tras la llegada del otoño. La piel bronceada tiene un tono más uniforme y un brillo especial, lo que nos hace sentirnos, naturalmente más guapos. Si has logrado conseguir un bonito tono bronceado en tu piel y quieres alargar ese bonito efecto de la manera más saludable, sigue estos consejos:

  • Crema hidratante sin reservas. Elige una marca con ingredientes de hidratación profunda y que permanezcan por el mayor tiempo posible. Las cremas a base de aceites naturales como almendras, argán, oliva y jojoba son las más recomendadas.
  • Consume alimentos con beta caroteno como zanahorias, remolachas y tomates. La tirosina presente en el salmón, las almendras o el aguacate también favorece el mantenimiento de tu bronceado.
  • El indispensable Aftersun. No, no es una hidratante corporal diseñada para vendernos más. Los aftersun, o “después del sol” en inglés, son un producto diseñado exclusivamente para proporcionar a la piel los ingredientes que haya perdido tras la exposición solar prolongada. A diferencia de una crema hidratatante, los aftersun están formulados con ingredientes reparadores, regeneradores y calmantes. Los más recomendados suelen contener aloe vera, vitamina C, vitamina E, aceites esenciales, caléndula y un toque de protección solar.
  • Consume suplementos de nutricosmética orientados a mantener el bronceado.
  • Lávate la cara con té verde para mantener el tono dorado del rostro.
El Aftersun es un producto formulado específicamente para reparar y calmar la piel tras la exposición solar. Puede usarse durante todo el año.

Atención especial a tus labios

Los labios son quizás la parte del cuerpo que más rápidamente reacciona a los cambios de la época otoñal. La resequedad es el primer síntoma de unos labios deshidratados. La mejor manera de cuidarlos es previniendo que lleguen a deshidratarse y peor aún a agrietarse, ya que esto puede dar lugar a infecciones y molestias con dolor.

Para tener unos labios bonitos durante el otoño, sigue estos sencillos consejos:

  • Evita morder, lamer o apretar los labios. Además de ser un hábito muy poco estético, el exceso de saliva en labios puede ser más perjudicial que beneficioso.
  • Utiliza un humectante labial a diario. La manteca de cacao o la manteca de karité suelen ser las más recomendadas desde hace décadas.
  • Para labios agrietados, las cremas con hidrocortisona suelen funcionar. Acude a tu farmacéutico para que te recomiende alguna crema específica.
  • Si fumas o bebes alcohol, agravarás el estado de la piel de tus labios.
  • Usa protección solar en tus labios. Puedes comprar barras hidratantes de labios que ya incluyen protección solar. Algunos labiales de maquillaje también incluyen un SPF bajo en sus componentes.
  • Cuidado con el maquillaje. Aunque las barras de maquillaje de labios suelen ser de los productos de belleza que más suelen durar, te recomendamos desecharlas si notas que su apariencia, olor o sabor han cambiado, o si no las has utilizado en el último año. Si tienes dudas sobre ello, en Vine Vera publicamos un post exclusivo, dedicado a la duración recomendada de los productos de belleza.

La rutina de belleza facial para el otoño

En líneas generales se persigue la misma fórmula que durante las estaciones anteriores: limpieza – hidratación – nutrición- protección. El cambio viene dado en la textura e ingredientes de los productos que se utilicen en esta época.

  • Leches y geles desmaquillantes: los jabones y espumas de limpieza se deben evitar, a menos que tu piel sea extremadamente grasosa. Los geles y leches desmaquillantes pasan a ser el primer paso para una limpieza no agresiva que mantenga el estado de hidratación óptimo. Si tienes una piel sensible y reactiva debes elegir con muchísimo cuidado el producto limpiador y desmaquillante. Vine Vera presenta dentro de su Colección Moscato, especial para pieles sensibles, el  Resveratrol Moscato Sensitive Skin Cleanser, un gel limpiador respetuoso con las pieles más delicadas que limpia y acondiciona la piel sin irritarla.
  • Tónicos sin alcohol. Durante la fase de limpieza, se eliminan de la piel no solo partículas de suciedad, sino componentes importantes que mantiene el equilibrio cutáneo como minerales, aceites naturales y otros. Un tónico ayuda a equilibrar los componentes perdidos y a calmar la piel después de la limpieza. Este paso puede saltarse en pieles normales algunas veces por semana y en pieles grasas puede ser hasta prescindible. Sin embargo, en pieles sensibles y secas, es indispensable tonificar.
  • Agua micelar. Este revolucionario producto fruto de las investigaciones cosméticas más avanzadas sustituye a los limpiadores y tónicos por un único paso. Los diversos laboratorios y marcas de belleza tienen ya cada uno diversas presentaciones de sus aguas micelares adaptadas a cada tipo de piel.
  • Protección solar. El paso indispensable en cada estación. La piel debe seguir siendo protegida de los rayos UVA y UVB cada día para evitar el envejecimiento prematuro, las manchas y el temido cáncer de piel.
  • Tratamientos estéticos profesionales. Los tratamientos estéticos profesionales más solicitados durante el otoño varían según el tipo de condición de cada piel y el problema que se presente. Sin embargo, la mayoría de los profesionales coinciden en que durante el otoño aumenta la demanda de:
  • Microdermoabrasión con punta de diamante. Indicada para casos de manchas superficiales y cicatrices recientes de acné. La microdermoabrasión tiene muchos beneficios como la disminución de las líneas de expresión y arrugas finas, la eliminación de manchas y cicatrices superficiales y el aumento de la circulación superficial de la piel lo que proporciona una mayor oxigenación de los tejidos. Por si fuera poco, este tratamiento no necesita tiempo de recuperación.
  • Peelings químicos. Utilizando combinaciones específicas a cada caso  de ácidos glicólico, mandélico, láctico y salicílico, este tratamiento es eficaz para tratar las manchas producidas por el sol y el envejecimiento en las pieles de color claro.
  • Luz pulsada intensa. Se utiliza como complemento de otros tratamientos anti manchas y su frecuencia se determina según el caso. Pueden ser necesarias varias sesiones.

Cuidado corporal durante el otoño

La piel del cuerpo también necesita adecuar su rutina de cuidado a la nueva estación. Las duchas cortas, no muy calientes favorecen el equilibrio del agua en las capas más profundas de la piel. Intenta utilizar geles de baño suaves, a ser posible sin jabón y sin sulfatos. Una crema hidratante rica y nutritiva después de cada ducha es indispensable para devolver los nutrientes perdidos durante la ducha o el baño. Como consejo puedes agregar unas gotas generosas de algún aceite reparador como jojoba, argán u oliva a tu crema hidratante habitual. Sentirás la diferencia inmediatamente.

Añade a tu crema hidratante corporal habitual unas gotas de aceite de oliva, argán o jojoba. Tu piel te lo agradecerá.

Súper alimentos de temporada

La naturaleza es sabia, de eso no tenemos duda alguna. Una prueba más de ello es que en cada estación del año se producen en mayor cantidad las frutas y verduras que contienen los ingredientes necesarios que necesitará el organismo durante esa época.  Por ello es importante que los incluyas en tu dieta diaria para un aporte extraordinario de vitaminas y minerales. Dale la bienvenida al otoño con nuevos y deliciosos platos que incluyan:

  • Coliflor, brócoli y coles de bruselas: fuente de vitamina C y antioxidantes. Ayudan a reducir el colesterol.
  • Uvas, manzanas, granadas y peras son las frutas por excelencia de la estación. Su aporte de vitaminas y fibras es ideal para preparar el cuero para los rigores del frío.
  • Nueces, almendras y pistachos: el otoño es la temporada de los frutos secos, y es que su valor nutritivo, sus vitaminas y aceites son ideales para un aporte extraordinario de calorías.
  • Calabaza: esta hortaliza de vibrante color naranja es muy rica en beta caroteno, un antioxidante que ayuda a reforzar el sistema inmunológico, las membranas mucosas y la integridad de la piel.
  • Setas: con altos componentes de vitaminas del grupo B y minerales como yodo, potasio y fósforo, las setas son el plato estrella del otoño en muchos lugares. Un importante consejo: si vas a recolectarlas por ti mismo, asegúrate de conocerlas en profundidad. Muchas setas son tóxicas incluso podrían llegar a ser letales. Lo mejor es comprarlas en lugares con certificación o consumirlas en restaurantes.

Siguiendo estas pautas podrás preparar la piel para el otoño y disfrutar sin mayores consecuencias de esta bonita época del año llena de colores y de vida.