Cuidados indispensables para la piel antes, durante y después del ejercicio físico

Si creíste que para salir a correr, hacer una rutina de pesas en el en el GYM, bailar zumba o simplemente salir a andar unos kilómetros, bastaba con calzarte unas zapatillas y enfundarte los leggings de moda, te equivocaste. Hacer deporte, cualquiera que este sea, requiere una preparación para que tu cuerpo enfrente mejor la actividad. El entorno que elegimos para hacer deporte es determinante en el tipo de cuidados, ropa o accesorios que se necesiten. Debes protegerte de manera diferente para ir a esquiar, que a nadar o a correr en verano o invierno.

Aunque no lo creas, la piel necesita un cuidado especial antes, durante y después de hacer deporte. La exposición a atmósferas cargadas, rayos solares, cloro de las piscinas, salitre, etc., requiere que la piel se proteja siempre durante todo el proceso.

Existen algunas pautas generales, aplicables a cualquier tipo de actividad física indoor y outdoor que debes seguir para que tu piel no sufra y pueda verse beneficiada por el esfuerzo físico.

Te dejamos aquí los detalles.

¿El deporte es bueno para la piel?

Que hacer deporte sea bueno para la salud, no es ninguna nueva noticia. Los beneficios del ejercicio físico sobre la salud del organismo son bastante conocidos. Sin embargo, ¿alguna vez has pensado en los beneficios que aporta la práctica de la actividad física sobre tu piel?

Seguro que no.

Pues son muchos y te los contamos aquí:

  • Mejora el estado de las pieles con tendencia acnéica: al realizar actividad física, el cuerpo produce sudor. El sudor limpia naturalmente la piel y expulsa las toxinas retenidas internamente. La temperatura corporal aumenta con la actividad física, abre los poros y facilita la salida de las toxinas. Con una piel limpia desde adentro, el acné tiene menos posibilidades de aparecer.
  • Estimula la circulación sanguínea: las pulsaciones aumentan cuando realizas actividad física. Tu corazón debe bombear sangre más de prisa para llevar oxígeno y nutrientes todas las células de tu cuerpo.  En consecuencia, la piel recobra su color y vuelve a brillar. Los granos de grasa y líquidos acumulados en algunos tejidos, es decir la celulitis, disminuye considerablemente, provocando una apariencia más lisa y firme y facilitando la absorción de los tratamientos que se aplican tópicamente, como cremas hidratantes, reafirmantes, reductoras, entre otras. Al mejorar la circulación, las arañas vasculares y varices de las piernas presentan una gran mejoría.
  • Fortalece tus músculos: ¿y cómo no? Practicar algún deporte es ideal para tonificar y fortalecer los músculos, eliminar grasa y aumentar la masa muscular. De esta manera, los músculos soportan mejor el peso de la piel y combaten la pérdida de firmeza y elasticidad características del avance de la edad.
  • Mejora tu sistema inmunológico: haciéndolo más resistente a infecciones diversas, como el acné, las dermatitis, hongos de la piel y otros.
  • Mejora el estreñimiento: afección directamente relacionada con algunos brotes dérmicos de granos, espinillas, dermatitis, etc.
  • Mejora tu estado de ánimo y duermes mejor. Eso se traduce en un mejor descanso, mayor producción de colágeno y una piel más bonita.

Cuidados generales para proteger tu piel cuando haces ejercicio

Naturalmente, el tipo de actividad física que decidas realizar determinará mucho tu indumentaria. Esto incluye vestidos, accesorios, zapatillas y cremas y lociones para proteger la piel. Sin embargo, existen algunos consejos básicos, aplicables a casi todas las disciplinas, que deberías seguir si quieres minimizar los daños que pueda tener tu piel cuando la expones a los agentes y condiciones que acompañen el ejercicio físico.

ANTES DE EJERCITARTE

1) Recoge tu pelo de manera adecuada

El cabello suelto o sobre la cara puede dificultar mucho la actividad. Además, el sudor puede diluir los aceites naturales de tu cabello, más los productos que te hayas aplicado como geles, espumas, suavizantes, etc, y llegar a la piel provocando pequeños brotes de acné, o incluso alergias.

Puedes peinarte de maneras muy originales y prácticas para ir al gimnasio o hacer deporte al aire libre, además de la clásica “pony tail” o cola de caballo- El diario ABC Sevilla nos deja un interesante artículo con los peinados más cómodos y trendies  para ir al gimnasio.

2) Usa ropa cómoda y limpia

La ropa de deporte es creada exclusivamente para ello. Los tejidos utilizados en este tipo de ropa son especiales para facilitar la transpiración, secar rápidamente y evitar la acumulación de bacterias. Otros, dependiendo del tipo de actividad, también incorporan tecnología que repele el agua o los rayos UV.  Usar la ropa adecuada para hacer ejercicio según tu actividad te previene de roces y acumulación de bacterias por el sudor que pueden derivar en lesiones en la piel, infecciones y alergias.

La importancia de la limpieza adecuada en la ropa de deporte

El olor a sudor y humedad de la ropa de deporte es una cuestión frecuente. Seguramente te ha pasado que luego de lavar una prenda de deporte varias veces, no puedes deshacerte del terrible olor a sudor y humedad que van guardando. Quizás hayas intentado remojar la prenda unas horas, usar agua con un poco de temperatura, tenderla a l sol, etc. Nada de esto funcionará.

El olor característico de estas prendas se produce por las bacterias que permanecen en los tejidos. Lo peor, es que estas bacterias se pasan a otros tejidos y además pueden provocar reacciones en tu piel y tus mucosas: alergias, infecciones, dermatitis, etc. Si deseas eliminar ese desagradable olor a sudor y humedad característico de las prendas de deporte haz lo siguiente:

  • Quítate la prenda inmediatamente después de terminar la actividad.
  • Procede a lavarla cuanto antes en la lavadora utilizando, en vez de detergente, una mezcla de vinagre de manzana, bicarbonato de sodio y limón en una cantidad similar a la que usas para el detergente. No añadas suavizante de ropa.
  • Si el olor es demasiado intenso, prueba a remojar la prenda unas horas en la misma solución con limón, bicarbonato de sodio y vinagre de manzana diluidos en agua.
  • También suelen dar muy buenos resultados los desinfectantes textiles de los supermercados.  Lava tu ropa de deporte sola, sin mezclar con prendas de otros usos y termina el lavado con una generosa cantidad de estos productos.
  • La ropa de deporte tiene un uso limitado. Procura reemplazarla con frecuencia.
3) Limpia tu cutis y date una ducha rápida

De esta manera eliminarás capas de sucio y sudor de actividades anteriores, eliminarás el exceso de grasa del rostro y los poros podrán oxigenarse mejor.

Debes retirar todo el maquillaje antes de comenzar tu entrenamiento.

4) Utiliza bandas anti sudoración en la cabeza y muñecas

Estas te ayudarán a secar el sudor que cae por la frente de manera más rápida y eficaz.

5) Aplica protección solar

Ya sea que te dispongas a entrenar bajo techo en un gimnasio o al aire libre, usa un protector solar adecuado. Si vas a ir al gimnasio durante el día, ya sea que te desplaces en coche, andando o en transporte público no puedes dejar la piel sin protección solar. Si vas a hacer deporte al aire libre, asegúrate de utilizar un protector solar con SPF+50 independientemente de la estación del año en que te encuentres.

6) Hidrátate

Aprovecha para hidratarte con agua o una bebida especial para antes del gimnasio. No llegues al lugar de entrenamiento con sed, ya que beberás más de lo recomendado y no podrás digerir todo el líquido para realizar tu entrenamiento de manera eficiente.

DURANTE EL ENTRENAMIENTO

1) Ten a mano una botella con agua

Durante el entrenamiento necesitarás reponer líquidos. Deberás hacerlo durante varias ocasiones y solo a pequeños sorbos, para no dificultar el rendimiento.

2) Retoca la protección solar

Si has utilizado protección solar, deberás retocarla con una cantidad suficiente. Aunque tu protector solar sea resistente a la sudoración, se recomienda retocar el mismo 2 horas después de cada aplicación.

3) Mantén el sudor a raya

Las bandas anti sudoración en cabeza y muñecas son ideales para mantener el sudor controlado. También puedes llevarte una toalla deportiva, si la actividad te lo permite. Tanto las toallas como las bandas de sudoración deben estar completamente limpias al momento de utilizarse. No utilices ningún tipo de tejido que hayas sudado anteriormente.

Toda la ropa que utilices para tu entrenamiento debe estar limpia. No utilices una prenda que hayas sudado anteriormente y haya quedado sin lavar.

DESPUÉS DE EJERCITARTE
1) Dúchate cuanto antes

No permanezcas mucho tiempo con el sudor sobre la piel. Recuerda que el sudor está conformado por sales minerales que pierdes durante el ejercicio y toxinas expulsadas del cuerpo. La ropa sudada si se llega a secar sobre tu cuerpo, puede provocar irritaciones.

Toma una ducha templada y termina con agua fría para cerrar los poros y ayudar a la vasoconstricción. Igualmente, el agua sola no basta para limpiarte. Utiliza un gel sin perfume y no utilices ningún tipo de exfoliante.

2) Hidrata y repón energías

Hidrátate con agua del tiempo o una bebida isotónica especial para deportistas.

Puedes consumir frutas como plátano, sandía, peras o piña, solas o en macedonia. De esta manera repondrás sales minerales con alimentos naturales. El té verde es una excelente bebida para hidratar en profundidad y eliminar líquidos retenidos.

3) Utiliza una crema hidratante corporal

La sudoración y la ducha posterior, han arrasado la barrera protectora de tu piel. Debes reponerla y devolver la hidratación y suavidad perdidas. Existen muchas cremas hidratantes corporales en el mercado. En Vine Vera tenemos nuestra Body Cream, rica en aceites nutrientes, aceites y resveratrol, lo que no solo devuelve la hidratación perdida, sino que nutre la piel y la protege contra los radicales libres, evitando el envejecimiento prematuro. Es apta para todo tipo de piel.

4) Hidratación facial y protección solar

Utiliza una hidratante ligera y con protección solar. Sabemos que no es sencillo conseguir una hidratante de calidad, fluida, ligera, eficiente y que además contenga protección solar. En Vine Vera tenemos uno de nuestros productos estrella, la Resveratrol  Zinfandel  Radiance Cream con SPF30. Esta fabulosa crema contiene Retinol, Vitamina E, extracto de té verde y resveratrol, para formar una combinación poderosa que devuelve a la piel los nutrientes perdidos, hidrata en profundidad y protege de los rayos UV. Todo en un solo producto.

5) Si tienes que maquillarte tras el ejercicio, utiliza bases y productos que no sean muy densos.   

Los maquillajes en fluidos o polvos son mejores en estos casos que las bases de maquillaje densas.

6) Te recordamos que debes lavar cuanto antes la ropa, toallas y accesorios textiles que hayas utilizado para eliminar las bacterias que causan mal olor en las prendas e irritaciones en tu piel.

Hidratarse por dentro y por fuera después de hacer ejercicios garantiza el equilibrio químico de tu cuerpo y te garantiza una mejor recuperación.

LO QUE NUNCA DEBES HACER

Los consejos anteriores son muy generales, prácticos y aplicables a cualquier tipo de actividad física. Sin embargo, nos gustaría terminar este artículo puntualizando 4 cosas importantes que no debes olvidar al ejercitarte. Aplicando los consejos anteriores para cuidar tu piel antes, durante y después de la actividad física y no olvidando las siguiente 4 claves, estarás protegiendo tu piel de la mejor manera mientras te pones en forma.

NO USES MAQUILLAJE

NI waterproof, ni sweatproof. El maquillaje obstruye la salida correcta de la sudoración mientras se hace ejercicio, aumentando las posibilidades de sufrir brotes de acné y alergias. Además, el maquillaje puede diluirse con el sudor, manchando tu piel y tu ropa innecesariamente.

NO OLVIDES LA PROTECCIÓN SOLAR

Seguro que te sientes tentada a salir a correr y además, coger un bonito bronceado en la cara y los hombros. Pues no es correcto. Salir a hacer deporte al aire libre sin protección solar puede provocarte quemaduras, además la posibilidad de que las lesiones solares puedan convertirse en cáncer de piel se multiplica, si sales a exponerte con frecuencia a los rayos solares sin protección.

NO EXFOLIES LA PIEL

Aunque encontrarás muchos artículos que te recomiendas exfoliantes suaves para después de ejercitarte, nosotros no lo recomendamos. Tras la actividad física la piel ha perdido líquidos y se encuentra más sensible. Lo ideal es ducharte con un gel sin perfume e hidratar en profundidad con una crema o loción corporal.

NO TE DUCHES CON AGUA CALIENTE

Aunque te apetezca tomar una ducha caliente, debes saber que el efecto calor contraerá más tus músculos y producirá más deshidratación en la piel. Dúchate con agua templada y termina con agua fría para tonificar la musculatura y cerrar los poros.