Dormir más para tener una piel bonita

Las 8 horas de sueño que se recomiendan para el descanso nocturno no son un mito. La importancia del sueño en el funcionamiento correcto de nuestro organismo solo puede resumirse en una frase: “El sueño es indispensable para vivir”.

Y es que cuando restamos horas al descanso, no solo se ven afectadas las funciones cognitivas del cuerpo como la atención, alerta, aprendizaje, concentración, utilización y entendimiento del lenguaje, cálculo, planificación y recuerdo, entre otras, sino también las funciones orgánicas indispensables para la vida como la regeneración celular, el descanso muscular, el metabolismo y la nutrición.

Naturalmente, no todas las etapas de la vida están estructuradas para descansar el mismo período de tiempo. Los recién nacidos, por ejemplo, necesitan de 16 a 18 horas de sueño al día, mientras un infante ya requiere de 12 a 14 horas de sueño. Los niños deben dormir entre 9 y 11 horas, y ya para los adultos se recomiendan de 7 a 9 horas de sueño.

La etapa adulta es quizás la que más compromete sus horas de descanso gracias a las preocupaciones diarias, el estrés, los problemas y el día a día. Al menos así lo desprende la noticia que redacta la Efesalud, la plataforma digital de contenidos sobre salud de la Agencia EFE de Noticias, basada en un estudio anual de una de las aseguradoras más destacadas de Europa. El artículo titulado ¿Qué le quita el sueño a las mujeres? explica entre muchas cosas que solo el 48,22% de las mujeres españolas duerme solo de 5 a 7 horas al día.

El rostro es el primer delator de la falta de sueño. La expresión facial cambia drásticamente cuando se acumula el cansancio. La mirada cae, existe mayor parpadeo, las funciones se ralentizan, aparecen arrugas muy finas alrededor de los ojos y labios, las terribles ojeras hacen aparición y los poros se hacen mucho más visibles. 

¿Te parece terrible? Pues lo es.

Son las señales públicas de que a tu cuerpo le hace falta descanso. Y la piel de tu rostro es lo grita sin vergüenza.

pastedGraphic.png

Consecuencias inmediatas de la falta de sueño

  • Disminución de las facultades cognitivas: tras una sola mala noche de sueño, la concentración, la memoria, el estado de alerta y otras capacidades cognitivas se ven afectadas directamente. 
  • Estrés: los adultos solo liberamos estrés con el ejercicio físico o durmiendo. Si las malas noches se acumulan, los nervios pasarán factura.
  • Aparición de trastornos alimenticios: ya sea hambre excesiva o inapetencia total, la falta de sueño afecta directamente el apetito. Si las noches en vela se hacen frecuentes, estos trastornos pueden volverse crónicos con las correspondientes consecuencias.
  • Sistema inmunitario débil: la probabilidad de contagiarse de resfriados, catarros y pequeñas infecciones aumenta con los trasnochos.
  • Mala apariencia: aunque escondamos las ojeras con maquillaje, las noches en vela no pueden tapar la mirada cansada, la piel decaída y el mal humor.

Consecuencias a largo plazo de la falta de sueño

  • El riesgo de derrame cerebral aumenta: cuando el cerebro no descansa lo suficiente, aumenta la posibilidad de formación de coágulos que impidan la oxigenación necesaria. A esto se le conoce como derrame cerebral.
  • Cambios hormonales: enfermedades como la diabetes y la obesidad pueden aparecer tras períodos de insomnio o falta de sueño prolongado.
  • Aumento de la presión arterial: este tipo de afección conlleva a un mayor riesgo de sufrir infartos.
  • Aparición de ojeras y bolsas: las toxinas y líquidos se acumulan en la piel bajo los ojos, con muy poco riego sanguíneo. Esto produce las antiestéticas manchas oscuras conocidas como ojeras. Por fortuna,  Vine Vera ha diseñado una crema exclusiva para ayudar a disminuir las ojeras y bolsas. Esta formulada a base de resveratrol cafeína y vitaminas A y E. Juntos estimulan la circulación en la zona ocular, oxigenando y revitalizando la piel en profundidad. Su nombre es Resveratrol Eye Collection Dark Circle Eye Cream, y las usuarias del producto aseguran su efectividad.
  • Envejecimiento prematuro: la síntesis del colágeno y la elastina se produce durante el descanso nocturno. Si no se produce colágeno suficiente, o de una calidad adecuada, las fibras conjuntivas de la piel se separan, dando lugar a arrugas y descolgamientos faciales. No dormir envejece. Está comprobado.
  • Aparición de granos y enfermedades relacionadas con el estrés como la soriasis, rosácea o dermatitis seborreica.

La bella durmiente era bella por tanto dormir. De eso no hay duda. Su piel lozana y eternamente joven solo podía deberse a la enorme cantidad de colágeno que producía. Puede que te cause risa, pero quizás exista mucha más razón de la que te imaginas entre la relación sueño y belleza.

pastedGraphic.png

Tan importante la cantidad como la calidad

Anteriormente, los estudios del sueño basaban sus datos y conclusiones en la cantidad más que en la calidad del sueño. La cantidad de horas de sueño son tan importantes como la calidad del mismo. La capacidad de renovación después del sueño tiene que ver con la fase REM (Rapid Eye Movement, en inglés). Esta fase es de sueño profundo y reparador, donde se fija el aprendizaje de la experiencia diaria y es de vital importancia para el desarrollo cerebral durante los primeros años de vida. Es por esto que alguna vez te has levantado tras una larga noche de sueño sintiéndote muy cansado o, a veces una siesta te devuelve el vigor que necesitas para terminar tu día.

Existen 5 fases del sueño. En las 2 primeras, el sueño es superficial y aún se mantiene conciencia con los estímulos exteriores. No son fases reparadoras, por lo que no representan descanso como tal. 

Las fases 3 y 4 son más profundas, aunque en ellas no se sueña, son parcialmente reparadoras y es donde se producen algunas hormonas indispensables como la hormona del crecimiento. 

Finalmente, la fase 5 o REM es la fase del sueño profundo y reparador. Suelen producirse los sueños y las pesadillas. Es paradójico que sea la fase más reparadora, ya que la función cerebral se encuentra al máximo.

Los ciclos suelen repetirse cada 90 a 110 minutos en los adultos. Mientras más fases REM se alcancen durante la noche, más reparador será el descanso. 

pastedGraphic.png

Crear el ambiente idóneo para dormir 

  • Elige una habitación apartada del ruido y las preocupaciones.
  • Cuida la temperatura y la humedad. 22ºC y alrededor de un 40% de humedad es el ambiente idóneo para dormir cómodamente. El aire acondicionado y la calefacción pueden resecar el ambiente y en consecuencia tus mucosas y tu piel. Un humidificador es el complemento ideal pero si no dispones de uno, un recipiente con agua fresca será suficiente.
  • No mantengas plantas en la habitación, ya que absorben el oxígeno. Tampoco moquetas ni alfombras, pues acumulan ácaros y polvo que pueden provocar alergias.
  • No escatimes en tu colchón. El colchón es la estrella de tu descanso. Acude a una tienda profesional para que te recomienden el más adecuado según tus necesidades. Con la almohada es lo mismo. Según necesites, esa debes elegir. Procura que sea lavable y échala en la lavadora al menos una vez al mes.
  • La ropa de cama que sea de algodón o con muy poco tejido sintético y debes cambiarlas de 2 a 3 veces por semana. 
  • Cuida las luces. Una luz tenue a ser posible programable, para que se apague cuando ya estés dormido.
  • Evita irte a la cama cuando acabas de cenar. Debes esperar al menos 1 hora antes de ello.
  • Lee. Pero lee en papel. Los ordenadores, teléfonos y cualquier pantalla retroiluminada están desaconsejados para antes de irse a la cama.
  • Mímate. Irte a la cama con un pijama que te guste, duchado, con perfume, peinado, bonito, te ayudará a descansar mucho mejor.
  • No olvides tu rutina de limpieza e hidratación y lavarte los dientes antes de irte a los brazos de Morfeo. 

Y que pasa con el ejercicio ¿es mejor al levantarse o antes de acostarse?

Naturalmente es una cuestión de gustos y de posibilidades. Sin embargo, los expertos coinciden que el ejercicio es mejor dejarlo para las mañanas y siempre a la misma hora. También es cierto que muchas personas sueltan el estrés diario con el ejercicio y el cansancio que les proporciona, la bajada de adrenalina tras el esfuerzo, es el empujón ideal para irse a la cama. En cualquier caso, eres tu quien debes decidir cuál es la hora que mejor te viene para ejercitarte, pero procura que tu descanso nocturno no se vea afectado.

Bendita siesta

Esta costumbre tan española ha demostrado tener un efecto reparador en todo el organismo. Tras una siesta los sentidos se agudizan, la creatividad se renueva, la piel unifica su tono y el humor mejora considerablemente. Las pautas esenciales para una buena siesta:

  • En el lugar correcto y el momento idóneo. Un poco de privacidad es necesaria.
  • No más de 40 minutos. De lo contrario el cerebro se relajaría demasiado y causarías el efecto contrario.
  • Que no reemplace tu sueño nocturno. Lo que duermas de siesta no debes restarlo a tu descanso habitual.

Rutina de belleza indispensable para dormir

Cuando llega la hora de irse a la cama, muchas veces te encuentras tan cansada que lo único que apetece es meterte entre las sábanas. ¡Gran error! Si te vas a la cama con todo el sudor y partículas adheridas a tu piel durante el día, no solo dormirás entre bacterias (sí, bacterias y mugre) sino que tu descanso se verá tremendamente afectado.

Aquí te dejamos unos tips para que descanses mejor cada noche con esta rutina de belleza simple y efectiva:

  1. Una ducha templada y rápida. El agua limpia, de eso no hay duda, y aunque no te sientas sudado o sucio, una ducha rápida limpia los restos corporales producto de la actividad diaria y te deja con una nueva energía. Procura que no tome más de 10 minutos.
  2. Limpia tu cara con un producto suave según tu tipo de piel y la estación en la que te encuentres. Utiliza agua templada y la toalla que utilices para secar tu rostro que sea única y exclusiva para ello.
  3. Exfolia. Una vez por semana aplica un exfoliante que elimine las impurezas de la dermis y mantenga los poros sin obstrucciones para que los tratamientos faciales penetren correctamente.
  4. Tonifica. Este paso, pasado por alto muchas veces, ayuda a eliminar los restos de jabón y lociones limpiadoras, cierra los poros y prepara la piel para recibir los tratamientos posteriores.
  5. Hidrata y nutre. Aplica un tratamiento nocturno según tu tipo de piel. 
  6. Extiende el tratamiento nocturno al cuello y el escote. Estos grandes olvidados necesitan igualmente atención y cuidado, y no hay momento mejor para mimarlos que antes de irse a la cama. En Vine Vera dedicamos un post exclusivo al cuidado de la piel del cuello para evitar las arrugas y el envejecimiento prematuro.
  7. Gimnasia facial. Los ejercicios faciales son grandes aliados para mantener la firmeza del rostro. Pronuncia las vocales de manera exagerada por unos dos minutos cada noche y notarás la diferencia en el contorno de tu rostro.
  8. Pon unas gotas de tu perfume favorito sobre tu cama. Así disfrutarás del olor cada vez que te muevas entre las sábanas.

Las mejores infusiones para irte a la cama

Una infusión calentita antes de meternos a la cama es el relajante perfecto. La sensación de calma que produce el líquido tibio, su olor y las propiedades de cada uno de los ingredientes que decidamos beber, forman una pócima mágica de relax y belleza. Aquí te dejamos las mejores infusiones para un descanso embellecedor:

  1. Valeriana: el relajante por antonomasia. Se utiliza como ansiolítico natural. Tiene el efecto de un sedante suave. Se dice que reduce el tiempo que las personas necesitan para caer dormidas.
  2. Manzanilla: una buena digestión ayuda a dormir mejor. La manzanilla tiene un agradable aroma que relaja y facilita la función digestiva. Tiene también propiedades antinflamatorias.
  3. Lavanda: esta humilde hierba tiene altas propiedades tranquilizantes. Además, alivia los síntomas de enfermedades respiratorias como bronquitis, asma y resfriados. 
  4. Tila: el tranquilizante natural más famoso. Tanto así que se encuentra fácilmente en cualquier presentación en casi todas las tiendas. Es menos potente que la valeriana y sus efectos están comprobados.
  5. Melisa o toronjil: es una hierba muy recomendada para las personas que no pueden conciliar el sueño. Reduce el estrés, la tensión y la ansiedad.

Recuerda que todo lo que bien le haga a tu cuerpo, lo reflejará tu piel. Un sueño reparador te ayudará a tener una piel más firme y relajada, un tono más uniforme y una apariencia más lisa. Duerme mejor y tendrás una piel más bonita.