El verdadero significado de envejecer con gracia

Smiling middle-age woman

Envejecer forma parte de la vida. Los años pasan inevitablemente sobre cualquier individuo vivo y dejan su rastro. La frase “envejecer con gracia” se utiliza muchas veces como eufemismo para referirse al paso inevitable del tiempo y a la aceptación de las circunstancias.

Sin embargo, su significado real es algo diferente.

Sigue leyendo y entérate cómo puedes prepararte desde ya para envejecer con gracia. Si crees que este artículo puede venirle bien a cualquier persona que aprecies, compártelo. Estamos seguros de que nunca es tarde para comenzar a prepararse para la que puede ser la etapa más gratificante de la existencia humana.

ENVEJECER CON GRACIA: EL ESTANDARTE DE LAS CELEBRITIES MADURAS

George Clooney, Meryl Streep, Julian Moore, Oprah Winfrey, Richard Gere, entre otras celebridades del mundo, son famosos por parecer más interesantes y elegantes conforme los años les caen encima. Naturalmente, podemos pensar que pueden hacerlo porque tienen suficientes recursos para permitírselo. Pero más allá de los caros tratamientos o los retoques estéticos que pueden pagarse, les caracteriza una actitud digna ante la vida y transmiten plenitud consigo mismos y sus actos.

No pretendemos criticar ni elucubrar sobre la vida de actores y celebridades en este post. Pero referenciar algunos nombres ayuda a poner cara a lo que intentamos explicar.

Envejecer con gracia no significa explícitamente aceptar con dignidad las canas, las arrugas y los kilos residuales. No. Envejecer con gracia se ha transformado en el estandarte de muchos hombres y mujeres que deciden tomar las riendas de la situación, aceptando el envejecimiento como algo natural y bueno y tomando las precauciones necesarias para contrarrestar y retrasar al máximo las consecuencias. Las personas que deciden envejecer con gracia utilizan a su vez la experiencia que han adquirido a lo largo de los años para visualizar el camino que queda por recorrer para transitarlo de manera activa, consciente y sobre todo plena. Y es que la esencia de envejecer con gracia se encuentra en la actitud y en la determinación de llevar a cabo los cambios necesarios para lucir por fuera tal como nos sentimos por dentro.

Para ello es necesario tomar medidas externas e internas, físicas y sicológicas. La prevención siempre será el mejor de los remedios para retrasar algunas lesiones y afecciones que inevitablemente aparecerán con el tiempo. La salud debe fortalecerse antes de que empiece a fallar y la actividad física debe convertirse en un compañero inseparable para el resto de nuestros días.

HECHOS INCUESTIONABLES SOBRE EL ENVEJECIMIENTO

  • A partir de los 30 años, la síntesis y producción de colágeno disminuye. Como consecuencia la piel se vuelve ligeramente más flácida y comienza a “descolgarse”.
  • A partir de los 40 años, aparecen las líneas de expresión, que son las marcas que quedan tras expresiones faciales prolongadas como la risa, la ira, o el enfado.
  • Las patas de gallo y las líneas de la frente comienzan a marcarse en la década de los 40.
  • Llegando a los 50 comienzan a aparecer las primeras manchas en la piel, las arrugas en la comisura de los labios, la doble papada y el decaimiento de la punta de la nariz.
  • La deshidratación paulatina de la piel hace que cada vez se vuelva más frágil. Más delgada, como papel. Por eso cada año resulta más delicado tratarla correctamente.
  • A partir de los 40 años, aunque no se haya sufrido anteriormente una enfermedad crónica, comienzan a aparecer las lesiones producto de los malos hábitos, se intensifican los dolores posturales y, los indicadores de salud general como el colesterol en la sangre, la presión arterial, entre otros, comienzan a mostrar variaciones que no deben pasarse por alto.

A partir de los 30 años, comienza el proceso de degeneración celular de los tejidos orgánicos humanos.

EMPIEZA CUANTO ANTES. LA PREVENCIÓN ES EL MEJOR ALIADO.

Ya sea que estés en tus 20´s, tus 30´s o incluso ya entrados los 40´s nunca es tarde para empezar a prevenir. Lo pasado, pasado es. Cada día representa una nueva oportunidad para tomar la determinación de adoptar hábitos saludables, abandonar malas costumbres y comenzar a actuar para que el envejecimiento se produzca de la manera menos traumática y más natural en casa célula de nuestro cuerpo.

En la mayoría de los artículos del blog de Vine Vera, recordamos constantemente la necesidad de proteger, cuidar, hidratar y alimentar nuestro cuerpo por dentro y por fuera.

Aquí te dejamos las pautas indispensables para comenzar a luchar contra el envejecimiento, incluso antes de la aparición de los primeros síntomas.

  • Utiliza protección solar diariamente

Tantas veces hemos hablado de lo indispensable que resulta protegerse de los rayos UV a diario, que podría parecer un cliché. Pues no lo es. Los rayos de sol ya no inciden de la manera en como lo hacían hace unas décadas sobre la superficie terrestre. La contaminación ha debilitado las barreras naturales del planeta para atrapar los rayos UV, dejándonos a merced de su actuación.

Si todavía no has incorporado la protección solar a tu rutina diaria, es hora de que lo hagas. No importa si no sales de casa con frecuencia. En Vine Vera dedicamos un artículo entero a la protección solar y lo titulamos ¿Debo utilizar protector solar si estoy en la casa o la oficina? En este post abordamos los mitos y realidades sobre la protección solar y por qué resulta tan importante incorporarla en nuestro día a día.

La exposición solar sin protección se considera el factor de envejecimiento cutáneo más importante en la actualidad

  • Incorpora una rutina cuidado de la piel

Incorpora una rutina de cuidado de la piel conforme a tu edad y tu condición específica.

Para ello es indispensable conocer tu tipo de piel. Afortunadamente hoy día es posible conseguir rutinas de cuidado de la piel con un abanico de precios muy amplio para que puedas probar varias opciones hasta conseguir la que más se ajuste a tus necesidades.

En Vine Vera hemos dedicado un artículo exclusivo para conocer tu tipo de piel. Esperamos que te ayude a identificar cuál es el tipo de piel que tienes y los cuidados necesarios para mantenerla sana y radiante.

  • Vigila la alimentación

Indistintamente de tu edad, adoptar buenos hábitos alimenticios se hace necesario para poder conseguir una salud óptima. Hipócrates, el padre de la medicina moderna, nacido en Grecia en el siglo V antes de Cristo, dijo en una de sus frases más célebres:

«Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina».

Con ello queda declarado desde hace miles de años la importancia de la alimentación en la salud de los individuos. Si no sabes si estás alimentándote correctamente, lo más recomendable es visitar un nutriólogo o dietista quien diseñará un plan de alimentación adecuado a tu condición.

La web nosoloarrugas nos regala un maravilloso artículo con las claves para una alimentación correcta para fomentar el envejecimiento activo y saludable.

  • Elimina de una vez por todas los malos hábitos

El sedentarismo y el tabaco se consideran enemigos implacables de la salud. Roban a tu cuerpo energía y capacidad. Eliminarlos de nuestra vida puede requerir un esfuerzo extraordinario de nuestra parte, ya que ambos suelen estar presentes como consecuencia de estados depresivos, de ansiedad o estrés continuado.

Es importante que pienses desde ya en eliminar tanto el tabaco como el sedentarismo de tus rutinas. Sin importar tu edad. Si sientes que necesitas una ayuda sicológica extraordinaria, contacta con un sicólogo o un entrenador personal que pueda transmitirte la determinación que necesitas para salir adelante.

  • Planifica tu futuro

Sí. Aunque pueda sonarte a plan de jubilación, visualizar y planificar como quieres iniciar el camino hacia la madurez y el envejecimiento natural puede proporcionarte mucha tranquilidad y disminuir los niveles de ansiedad al entrar en la década de los 40.

No se trata solo de acumular posesiones personales que te permitan garantizarte una vejez sin preocupaciones económicas. Planificar tus años dorados significa visualizar un entorno tanto físico como emocional que favorezca tu camino hacia el envejecimiento. Preocúpate por la gente que amas, no abandones tus relaciones sociales, cultiva y mantén vínculos con la familia y los nuevos allegados. Rodéate de un entorno de gente que te ame, a quiénes les importes y que te importen, esto constituye una base sólida sobre la que podrás apoyarte conforme van pasando los años.

40 AÑOS. EL PUNTO DE NO RETORNO

La crisis de los 40 o crisis de la mediana edad es un período emocional, sicológico y fisiológico que acompaña tanto a hombres como a mujeres a partir de la cuarta década.

Las mujeres comienzan a padecer los primeros signos de la menopausia y con ello los altibajos hormonales que afectan directamente los cambios de humor. Con ello vienen los cuestionamientos relacionados a lo que se ha alcanzado en la vida, las metas cumplidas, a medio terminar y abandonadas.

Por su parte, los hombres enfrentan igualmente un cuestionamiento personal acerca de sus objetivos alcanzados. También los cambios hormonales pueden afectar a algunos individuos poniendo a prueba sus capacidades físicas y sexuales, agravando el estado de la crisis.

La web La Mente es Maravillosa nos regala un fantástico artículo para ahondar sin miedo en esta etapa determinante de la vida humana. Lo ha titulado La temida crisis de los 40. No dejes de leerlo.

LOS 5 FACTORES DETERMINANTES PARA ENVEJECER CON GRACIA

1. CULTIVAR UNA ACTITUD POSITIVA
  • Acepta tu edad: no se trata de vivir como si tuvieras de nuevo 20 años. Adecúa tu comportamiento y tus actividades a la edad que tienes. Las personas que envejecen con gracia aceptan su edad, no la esconden y la viven plenamente con orgullo.
  • Baja la intensidad del estrés:   el estrés es una condición positiva que nos mantiene activos, alertas y emocionados antes cualquier situación presente o futura. El cortisol, la hormona relacionada con el estrés, puede causar daños irreversibles en los tejidos orgánicos cuando se mantiene por períodos prolongados encima de los niveles que se consideran normales. Si sientes que tienes picos de humor con frecuencia, que no puedes controlar algunas situaciones o que continuamente estás alterado, visita a un especialista para que controle tus niveles de cortisol.
  • Elige el optimismo: decidir ver la vida con optimismo a pesar de las circunstancias que nos rodeen se relaciona con la longevidad y la buena salud. Rodéate de personas con buena energía e inicia o retoma el hábito de la lectura sobre temas edificantes.
2. CUIDAR EL CUERPO
  • Adopta una dieta acorde con tu condición: visita a un nutriólogo que controle tu peso y el aporte diario correcto de los nutrientes que necesita tu cuerpo conforme a tu edad y tu condición de salud.
  • Apaga la televisión y el ordenador: el sedentarismo es el enemigo número 1 de un envejecimiento pleno. Si se hace muy difícil seguir una rutina básica de ejercicios, planifica salir a andar acompañado de alguien o infórmate de los planes de clases colectivas de actividades físicas como pilates, yoga, relajación, estiramientos o baile.
  • Dedica una atención especial a tu dentadura: si nunca has prestado atención al estado de tus encías y dientes, al llegar a esta etapa puede que sea tarde. Si conservas tus piezas dentales, procura cuidarlas al máximo y si has tenido que renunciar a algunas de ellas visita a un especialista para que te asesore sobre tu imagen.
  • Visita al médico con frecuencia: lleva un control de tus dolencias y fallos físicos. Cualquier enfermedad si es detectada a tiempo tiene más posibilidades de curarse.
3. CUIDAR LA MENTE
  • No descuides tu vida social: aislarte de la vida social te envejece por dentro. Recupera a los buenos amigos y busca actividades donde puedas conocer gente, o al menos relacionarte. Compartir tus vivencias con personas contemporáneas suele aligerar la carga que supone enfrentarse a una nueva edad.
  • Descubre nuevas actividades: si siempre quisiste aprender a pintar, a crear poesía, a bailar o a cocinar comida asiática, el momento para aprenderlo es AHORA. Una nueva actividad que disfrutes relajará tu cuerpo y tu mente para los nuevos retos.
  • Descansa: aunque puede que ya no necesites dormir muchas horas, respeta tus horarios de descanso.

4. CUIDAR EL ASPECTO FÍSICO
  • Adapta tu estilo, vestimenta y maquillaje a tu edad. Ya lo dijo Carolina Herrera: “Nada envejece más a una mujer que vestirse de más joven”. El mercado está repleto de moda y maquillaje adaptado a cada edad para lucir siempre fabulosa y fabuloso sin caer en extravagancias ni ridiculeces.
  • Mímate con tratamientos y cirugías correctivas. Acude siempre a un profesional. Este tema ya no es un tabú, pero por favor, no te pases con el bisturí o te transformarás en alguien quien no eres.
  • Mantente fiel a lo que te hace sentir bien: si tu pelo con canas te gusta, lúcelo. Si llevarlo largo te favorece, no lo dudes, luce melena. ¿Qué la barba te queda genial? Lúcela sin complejos.
5. CUIDAR LAS EMOCIONES
  • Reencuéntrate contigo mismo: reconcíliate contigo y tus triunfos y fracasos. Aprende a disfrutar de los pequeños ratos de soledad y reflexiona sobre lo que has conseguido y lo que te queda por conseguir.
  • Perdona: haz las paces con esa persona que tanto quieres y está tan alejada. Acepta tus errores. Trabaja la resiliencia.
  • Disfruta de la gente que amas: no esperes a extrañar a alguien para disfrutar de su compañía. Agradece cada día por cada persona que tienes a tu lado y da lo mejor de ti en tus relaciones.

Group of volunteers

  • Dedica tiempo a los demás: en esta etapa de la vida ayudar a los demás suele ser más gratificante que en otras etapas donde nos centramos más en nosotros mismos. Mira a tu alrededor e identifica cómo y a quién puedes ayudar. Tu experiencia y tus consejos pueden ser más útiles de lo que te imaginas.