Frutas y verduras de primavera: alimentos clave para despertar la belleza de tu piel

Estas semanas ya empezamos a notar que los días se alargan un poco más, que el sol aparece por la ventana un poco antes y que el frío de la mañana ya no parece tan gélido. La primavera comienza despertar en el hemisferio norte y con ella las cosechas propias de la temporada. Y es que cada estación trae consigo los alimentos que nuestro cuerpo y nuestra piel necesitan y la primavera no es la excepción.

¿Por qué es tan importante consumir frutas y verduras de temporada?

Hoy día es posible consumir cualquier tipo de vegetal en cualquier época del año. El avance tecnológico en los cultivos, las técnicas de cosecha, los cultivos de invernadero, las importaciones y otros tantos beneficios de la globalización, hacen posible que podamos consumir sandías en invierno y naranjas en verano. Sin embargo, la naturaleza siempre ha sido muy sabia y ha designado una temporada a cada alimento. ¿Te has preguntado por qué?

La tierra produce en cada estación los nutrientes que el organismo necesita. Así las sandías aportan en el verano el extra de agua que necesitamos, y las naranjas y cítricos un plus de vitamina C para mantener los catarros a raya durante el invierno. Y este es solo el ejemplo más común. El triptófano de las calabazas en otoño, ayuda a segregar serotonina, también conocida como “hormona de la felicidad”, y de esta manera enfrentar mejor los bajones emocionales que inconscientemente nos afectan cuando los días se hacen más cortos. Más adelante te detallaremos los ingredientes de temporada que tu cuerpo pedirá a gritos para esta primavera.

Consumir fruta de temporada también aporta muchos beneficios indirectos, no solo a nosotros mismos, sino a nuestro entorno. Así que al consumir alimentos de temporada no solo beneficiarás a tu organismo y tu piel, sino que también:

  • Ayudarás a reducir las emisiones de CO2, ya que el transporte de alimentos no locales disminuye.
  • La verdura y fruta de estación se cosecha en el punto óptimo de maduración y es más sabrosa. La fruta que viaja y se transporta a otros lugares debe recogerse verde y madura en el trayecto mientras es sometida a cambios de temperatura, desprendida de la vida del árbol.
  • Apoyarás al comercio de tu zona favoreciendo el consumo local y los puestos de trabajo y negocios de tu área.
  • Disminuirás el uso de monocultivos, o cultivos de una sola especie, que agotan la tierra y la dejan carente de sus propiedades.

La web soy de temporada nos regala un útil calendario anual de frutas y verduras para identificar los alimentos que corresponden a cada mes del año.

Los alimentos de temporada y tu piel

Al llegar el buen tiempo comenzamos a recibir directa o indirectamente más sol sobre nuestra piel. Guardamos en un cajón las bufandas, los guantes, las medias y poco a poco vamos vistiéndonos con telas más ligeras, dejando más piel al aire libre.

La piel que va quedando visible podría denotar los descuidos del invierno como la falta de hidratación. La protección solar se hace indispensable, aunque el sol no sea tan fuerte, y la alimentación debe reforzar las vitaminas, minerales y proteínas vegetales que están faltando en el organismo.

¿Quieres saber qué alimentos trae consigo la primavera y por qué son tan buenos para tu cuerpo y tu piel? Sigue leyendo y empieza a hacer tu lista de la compra.

  • FRESAS

La fruta por antonomasia de la primavera.  Su hermosa forma y su color invitan desde lejos a morderlas y comprobar el buen sabor que dejan.  Las fresas tienen un alto contenido de vitamina C y agua. Tienen muy pocas calorías y un gran efecto saciante. Son diuréticas, por esta razón siempre se incluyen en dietas desintoxicantes, muy oportunas al terminar el invierno. El cuerpo necesita una limpieza tras despertar del aletargamiento, las comidas pesadas y la falta de sol. Las fresas también contienen antioxidantes que ayudan a frenar el envejecimiento prematuro. Se pueden consumir solas, con otras frutas o con verduras en ensalada.

  • ALBARICOQUES, MELOCOTONES Y NECTARINAS

Constituyen una fuente óptima de vitaminas A y C, y de minerales como magnesio y potasio. Aportan fibra y favorecen el tránsito intestinal, lo que los hace ideales para combatir el estreñimiento y con ello la acumulación de toxinas en los tejidos de los órganos internos y, por supuesto, la piel.

  • ESPINACAS Y ACELGAS

Su estupendo aporte de vitamina A las convierten en un alimento ideal para combatir la resequedad de la piel. La vitamina A es necesaria para la producción del sebo, o grasa natural cutánea y también interviene en la síntesis del colágeno, que como sabemos es la sustancia que mantiene adheridos los tejidos y es responsable directamente de firmeza de la piel. Por otra parte, estas hojas verdes son famosas por su contenido de hierro, mineral cuya carencia está muy relacionada con la caída del cabello, las ojeras y la anemia.

  • ALCACHOFA

Las alcachofas son una fuente rica en muchos minerales como magnesio, manganeso, hierro, zinc, cobre, selenio, calcio, y otros. Actúan como desintoxicante del hígado y por eso son ideales para estimular las funciones biliares. Las alcachofas son un buen diurético, por ello son muy recomendables para personas que sufren de artritis y problemas circulatorios, pero sobre todo para la tan temida celulitis o piel de naranja.

  • GUISANTES

Estas bolitas verdes tan amadas por unos y odiadas por otros gracias a su sabor característico, proporcionan vitamina B6, vitamina C y ácido fólico, una mezcla poderosa de antioxidantes. Los guisantes contienen mucha fibra soluble, que favorece la reducción de los niveles de colesterol en la sangre y regula los niveles de azúcar. Además, casi el 6% de estas bolitas son pura proteína vegetal, que resulta ser más digestiva que la que se encuentra en otras legumbres.

  • JUDÍAS VERDES

Son una verdura polivitamínica: las vitaminas A, C. B1, B2, B6 y E están presentes en ellas. Además de su valor nutritivo, las judías verdes son un excelente aliado para luchar contra el estreñimiento, lo que favorece la expulsión de toxinas, metales pesados y cualquier desecho alojado en el tracto intestinal. Su efecto saciante es indiscutible, por eso siempre están presentes en las dietas que buscan reducir el peso corporal.

  • NÍSPERO

Esta fruta originaria de China es altamente rica en carotenos, vitaminas y antioxidantes. Por esta razón, protegen las mucosas y el tejido conjuntivo que mantiene las células de la piel unidas. Es decir, favorece la lucha anti-edad de la piel. Además, es un fruto con muy pocas calorías y muy adecuado para favorecer la depuración del organismo, ya sea por vía biliar, urinaria o del tránsito del intestino. 

  • AGUACATE

Además de vitaminas A, C, K y E, el aguacate es una fuente saludable de ácido linoleico y linolénico, que le otorga buena apariencia a la piel y un tono uniforme. El aguacate está indicado para aliviar afecciones como las dermatitis, acné y soriasis. Los aminoácidos que contiene esta fruta permiten que el cuerpo construya proteínas y su alto poder calórico es bueno, ya que son ácidos bien metabolizados. A pesar de ser tan bueno, solo se recomienda consumir como máximo medio aguacate por día.

  • ESPÁRRAGOS

El gran poder diurético de los espárragos es su valor más apreciado. Es curioso el olor que toma la orina tras consumir espárragos. Este es producido porque el cuerpo, tras consumir el ácido asparagúsico, propio de este vegetal, produce metanetiol, una sustancia de desecho muy relacionada con la esencia de mofeta.

Ideas para consumir fruta y verdura de primavera

Si las ensaladas y los purés son la única manera que se te ocurre para consumir las frutas y verduras de primavera, dale un vistazo a la siguiente lista y quedarás atónita de la originalidad de algunas recetas:

  • Hamburguesas. Puedes añadir a la carne de las hamburguesas guisantes triturados, espinacas y acelgas cocidas, además de otros vegetales para dar un sabor diferente y aporte extraordinario de vitaminas.
  • Batidos desintoxicantes. Las espinacas y las acelgas no son fáciles de consumir para muchas personas. Prueba a licuarlas en crudo con manzana verde, pepino limón y un trocito raíz de jengibre y tendrás un batido rico en antioxidantes que depurará tu organismo profundamente.
  • Gelatinas y postres. Prueba agregar fresas frescas en gelatinas y pudines y conseguirás un toque divertido y nutritivo.
  • Brochetas ácidas. Si tienes invitados en casa, prepara unas brochetas de kiwi, fresas y manzana y presenta la fruta del postre de la manera más chic.
  • Salsas. Enriquece tu salsa para pastas añadiendo guisantes o espinacas y triturándolo todo después de cocido.
  • Pizzas. Tal como lo hacen los italianos, lamina el corazón tierno de la alcachofa y colócalo a una pizza. Un toque único y vegetal.

Unknown woman making green smoothie at home, with a blender and green apple

Astenia Primaveral

Hemos decidido cerrar este artículo con una referencia a la astenia primaveral, un trastorno adaptativo que presenta hasta el 50% de la población con la llegada de la primavera. Está relacionada con los cambios de luz natural, la presión atmosférica y las temperaturas. Estas condiciones alteran el ritmo circadiano y un pequeño descontrol en la producción de ciertas hormonas como las endorfinas, el cortisol o la melatonina. El organismo intenta adaptarse a los nuevos cambios de manera drástica y esto produce síntomas muy característicos. Se suelen presentar algunos de los síntomas siguientes:

  • Cansancio y somnolencia diurna
  • Falta de energía
  • Pérdida del apetito
  • Dolores de cabeza
  • Disminución del deseo sexual
  • Falta de motivación
  • Alteraciones del sueño
  • Ansiedad
  • Irritabilidad
  • Falta de concentración

Para equilibrar las alteraciones producidas y facilitar al cuerpo el cambio estacional, es recomendable

  1. Establecer rutinas de sueño y descanso, respetando los horarios. Dormir en condiciones y las horas mínimas requeridas es vital para que el cuerpo funcione correctamente. Te invitamos a leer el post Dormir más para tener una piel más bonita que publicamos en Vine Vera hace unos meses.
  2. Hidrátarte correctamente
  3. Adaptar la alimentación a las frutas y verduras de temporada.

La astenia primaveral es una situación temporal que no debería alargarse más allá de unas semanas. Si los síntomas persisten más de lo esperado, lo mejor es que consultes a un médico para una revisión más profunda de tu situación.

El consumo de frutas y verduras de temporada puede ayudarte a atenuar los síntomas de la astenia primaveral, además de asegurarte una mejor salud y una piel mucho más bonita.