Moda Y Belleza: Ajustes Para El Otoño

La palabra otoño viene del latín “autumnus”, que significa “cambio”, y esto no es fruto de la casualidad, pues esta época del año se caracteriza por los cambios. Las diferencias más evidentes con el verano nos las trae el planeta Tierra: cambio a temperaturas más templadas e incluso frías, menos horas de luz solar y vientos un poco más secos…

Estas modificaciones traen consigo cambios destacables en el estilo de vida. El otoño también es época de festivales con la comida como tema central, lo que conlleva una gran actividad social y un calendario repleto de cenas, celebraciones y festividades.

¿Qué cambios en el estilo de vida trae consigo el otoño?

  • Adecuamos las actividades al aire libre según el clima. Ya no hace aquel calor bochornoso que nos pide playa y refrescos bajo la sombra de una palmera, pero nos apetece hacer ejercicio al aire libre sin sufrir temperaturas bochornosas.
  • Las temperaturas templadas y el aire seco resecan nuestra piel, así que puede que tengamos que ajustar desde nuestra ropa, calzado y maquillaje, hasta los cuidados de nuestra la piel y cabello.
  • Cambiamos a telas un poco más gruesas, siempre llevamos encima una capa de ropa extra por si refresca por la noche, pero sin sacar del armario el abrigo de pleno invierno.
  • Las botas se vuelven nuestras aliadas, al igual que los sombreros y las bufandas finas. Recordamos que es importante mantener un balance entre el sentido común y el estilo, y que siempre es preferible sentirse cómoda y verse bien que simplemente seguir las tendencias para ir “a la última”.

Vine Vera Moda y belleza

#1. Para las que quieren darle un toque otoñal a su ropero y a su cajita de maquillaje

Seguro que alguna vez te has preguntado qué debes hacer para adaptar tu armario a la estación más elegante del año.

Aquí lo tienes:

1. Telas para las temperaturas de otoño, especialmente si vives en lugares con temperaturas más templadas:

  • Terciopelo es mi favorita. Tengo bolsos, zapatos, joyería, trajes, tops y hasta me estoy pensando de buscar un pijama de este material.
  • Cuero, siempre sexy y perfecta para chaquetas.
  • Gamuza.
  • Satín. Lo mejor para trajes que abrazan suave y cómodamente las curvas.
  • Tejidos para ocasiones más casuales.
  • Tweed para cuando requieras un punto más de sofisticación
  • Tartán, al estilo de los años 70. Si eres como yo, que vivo en el trópico, utiliza los textiles más pesados en bufandas, bolsos, zapatos y otros accesorios.

Vine Vera Moda y belleza hat

2. Colores otoñales:

    • Rojos potentes u oscuros como el vino.
    • Azules tenues u oscuros, como azul marino.
    • Marrón.
    • Rosado “blush”.
    • Verde “oliva”.
    • Amarillo “mostaza”
    • Violeta
    • Gris y otros neutrales.

Yo, que soy amante de las paletas de colores, me baso en los comentarios que hace Pantone Color Institute para evaluar las colecciones de diseñadores para cada estación. Encontrarás una para la Fashion Week de Nueva York y otra para la Fashion Week de Londres. Al fin y al cabo, uso los colores que me gustan y me quedan bien y, los colores de temporada, los dejo para los accesorios. Tampoco se trata de dejarse el sueldo en cambios de armario, ¿no? Y seamos honestas, si nos fijamos en los colores de temporada año tras año, los cambios no son muy significativos.

Vine Vera Moda y belleza pallette3. Calzado adecuado para el clima. Lo más recomendable para épocas lluviosas (y otoño suele ser la estación de las lluvias por excelencia) son los zapatos cerrados. Ya sean botas al tobillo, tacones estilo “pump” o “ballerina flats”, los zapatos cerrados son una apuesta segura. Si queremos seguir usando zapatos abiertos, nos podemos poner unos calcetines bonitos y a disfrutar. Otra opción que está muy de moda, son los tacones gruesos. Pero ojo, que si no eres como una torre de alta, estos tacones podrían darte un aspecto más rellenito. Yo, que mido 1,58 metros (5’2” para los americanos) prefiero los “kitten heels”, tacones finitos y no muy altos, que me estilizan mucho más la figura.

4. Maquillaje de temporadaLabios rojos hasta para los momentos más casuales y brillos metálicos para labios, ojos y mejillas. Si vives en lugares húmedos, es recomendable usar una pizca de brillo para que no parezca que te has embadurnado con aceite de cocina.

 

#2. Para las apasionadas por seguir las tendencias

¿Quieres seguir las tendencias y no sabes cómo? Aquí tienes unas cuantas pistas:

  • Estampados florales. ¡Cuanto más se parezcan a los muebles de la abuela, mejor!
  • Moda vaquera. ¡Tampoco te pases con esto, que no se trata de que te fichen como protagonista de una película western!
  • Sombreros retro. Da rienda suelta a la imaginación y al amor a lo vintage.
  • Cuellos al estilo victoriano. ¡Sí, como a finales del siglo XIX! Si es que al final, todo acaba volviendo.
  • Moda atlética. La comodidad y la moda no siempre están reñidas.
  • Hombros anchos como en los 80.
  • Conjuntos de pantalón. ¡Me encantan! Profesionales, sexy y poderosos.
  • Bolsos estructurados y con líneas definidas.
  • Botas con brillo o de estilo calcetín (o ambas).
  • Sombras de ojos a todo color, de proporciones asimétricas y exageradas. ¡Cuántas menos reglas, mejor!
  • “Cat eye” invertido. Un poco extremo para mi gusto, ¡pero por qué no!

Nada de maquillaje… o solo un poco de rímel y relleno de cejas, como las modelos del diseñador Marc Jacobs. Este famoso diseñador enfatizó que la belleza se halla en una tez limpia y saludable y yo estoy totalmente de acuerdo con él.

 

#3. Para las que les gusta jugar con su pelo

Como el resto de los consejos y recomendaciones en este artículo, todo depende del clima de tu país. Si vives en un lugar donde la temperatura no cambia tanto, te recomiendo que sigas usando protector solar para el cabello, especialmente si te lo tiñes de tonos rubios, rojos claros, grises o metálicos, o si tienes canas naturales.

Es recomendable que te cortes el pelo tras el verano para ayudar a que el cabello reviva. Así como las temperaturas templadas y el aire seco resecan nuestra piel, lo mismo pasa con nuestro cabello. Lo podemos proteger con bufandas y sombreros, pero debemos estar seguras de que el pelo esté totalmente seco antes de usar accesorios. Si no lo hacemos, nuestro cabello se podría partir. Las mascarillas y tratamientos también son súperbeneficiosos durante estos meses, ya que le aportaran hidratación profunda y sellan la cutícula del cabello para mejorar el brillo y la salud capilar.

Vine Vera Moda y belleza denim jacket

Si te gusta seguir las tendencias de peluquería:

  • Cortes pixie, bob y midi.
  • Mechas balayage.
  • Flequillo.
  • Tonos grises. Ya no son moda, pero son otra opción de estilo… Y yo estoy encantada porque mi cabello es gris natural.
  • Rubios cenizos, que son más naturales.
  • Rojos cobrizos intensos. Recuerda que el color del cabello debe complementar tu tono de piel.
  • Marrones chocolate.
  • “Blorange”, que está entre rubio y naranja. 

 

#4. Para las que tienen la piel más sensible y quieren protegerla

El otoño es el momento ideal para concertar una cita con un profesional de la estética para limpiar profundamente tu piel, eliminar todo lo acumulado durante el verano y ayudar a mejorar nuestra apariencia, especialmente si surgieron manchas por el sol intenso de estos meses. Si no puedes verte con un profesional de la estética, te recomiendo la exfoliación física o química, dependiendo de tu edad y tu tipo de piel.

Exfoliación… ¿física o química?

  • La exfoliación física puede ser mejor que la química para pieles sensibles. La exfoliación física se lleva a cabo a través de pequeñas partículas sólidas que están suspendidas en productos como cremas, geles o emulsiones y cuya función es exfoliar las células muertas por medio de la fricción que estas partículas ejercen al masajearla suavemente sobre la piel. 
  • La exfoliación química se sirve de ácidos como los AHA (glicólico, málico, salicílico, láctico entre otros), que se aplican como si fueran una mascarilla y se dejan un tiempo determinado para que ablanden las células muertas de la piel que se van a retirar junto con el producto. Recuerda que, cuando exfolias tu piel, debes protegerte aún más de los rayos del sol. Ya entrado el otoño, no es recomendable exfoliar muy a menudo con productos muy abrasivos: es época de nutrir.

¡Delicadeza en el aseo!

Generalmente, si las temperaturas están más templadas, sudamos menos. Por lo tanto, al ducharnos podemos optar por geles o aceites de baño suaves con pH neutro para no resecar la piel. Aunque nos vemos tentadas a usar agua caliente y quedarnos sumergidas en la tina o en la ducha totalmente relajadas, no debemos usar agua demasiado caliente ni estar exponernos mucho tiempo a ella, ya que resaca aún más la piel.

¿Podemos olvidarnos del protector solar?

No, nunca. El simple hecho de que bajen las temperaturas no significa que los rayos solares no sean dañinos. Estos se filtran a través de las nubes hasta en los días más nublados. Podemos optar por cremas o bases con un factor de protección solar incorporado, preferiblemente de 15 SPF o más para países más la norte y de 30 SPF o más para países más cerca del trópico.

Vine Vera Moda y belleza dark skin tone

Sueros, cremas, lociones y aceites.

Para mantener la piel de nuestro rostro saludable y suave, es importante usar una crema hidratante con protector solar para nuestro rostro de día, e ingredientes regeneradores de noche, siempre en función de tu tipo de piel. En mi caso, tengo la piel grasa y no suelo usar sueros porque vivo en una isla con mucha humedad. Si viajo a un lugar más templado, me llevo una loción más espesa para añadir a mi rutina.

Si vives más al norte y tienes la piel seca, los aceites para el rostro pueden ser beneficiosos tanto en otoño como en invierno. Las manos precisan de un tratamiento a base de manteca de karité o aceite de jojoba, especialmente si pasamos mucho tiempo al aire libre.

Para el cuerpo, es importante aplicar una crema rica en nutrientes o aceite de coco para que su efecto sea más duradero. Para aplicar aceites en el cuerpo es recomendable dejar la piel húmeda después de ducharse para facilitar su aplicación. Y sobre todo, ¡no nos olvidemos de hidratar nuestros labios con bálsamos! Conviene aplicarlo varias veces al día para que no se cuarteen. Los bálsamos a base de cacao (los que yo uso) y vitamina E funcionan muy bien.

Mascarillas y tratamientos hidratantes

Las mascarillas hidratantes son perfectas para aportar esa nutrición extra que podemos necesitar en los meses de cambio de calor a frío. Podemos usarlas una vez a la semana dependiendo de nuestro tipo de piel. Si tienes la piel grasa como yo, puedes usar mascarillas para balancear.

Los ingredientes más recomendables para estas mascarillas son:

  • Colágeno (aporta firmeza).
  • Vitamina E (antioxidante y humectante).
  • Miel (antinflamatorio, antibiótico y regenerador).
  • Extracto de té verde (antioxidante y humectante).
  • Aceite de oliva (humectante).
  • Resveratrol (antioxidante), ácido hialurónico (humectante).
  • Triglicérido cáprico / aceite de coco (humectante).
  • Aceite de lavanda (humectante y calmante).
  • Extractos de algas de mar (antioxidante y humectante).

 

#5. ¿Y la alimentación, importa? ¡Por supuesto que sí!

La hidratación empieza desde nuestro interior y es importante beber suficiente agua. Si quieres cambiar el agua por otra bebida más sabrosa, el té es beneficioso y ayuda a combatir las temperaturas más templadas. Siempre es recomendable ingerir alimentos de temporada para asegurar la frescura y el valor alimenticio de nuestra comida.

Allá van unos cuantos ejemplos de alimentos de temporada para el otoño:

  • Champiñones
  • Setas
  • Calabaza
  • Berenjena
  • Brécol
  • Uva
  • Nueces

Es un buen momento para aumentar la ingesta de alimentos con grasas saludables, como el aceite de coco, el aguacate, el salmón o las aceitunas.

¡Que vivan los cambios y los nuevos comienzos! ¡Y que viva el otoño!