¿Tienes la piel seca y escamosa?

La piel seca es una condición que puede aparecer repentinamente. Si bien muchos de nuestros hábitos diarios contribuyen a que la piel esté mucho más reseca y tirante, muchas veces, si la condición se extiende más allá de unos meses, si no cambia a pesar de cambiar de rutina, o si la gravedad de la situación empeora, será necesario consultarlo con un médico.

La xerosis, como se le conoce a esta condición cutánea en términos médicos y profesionales, se manifiesta con una epidermis seca, agrietada, rugosa, áspera, tirante, envejecida, descamativa y con pérdida de elasticidad.

La xerosis por sí misma no es una afección que necesite más atención que un extra de hidratación interna y externa, pero también podría ser un síntoma de enfermedades cutáneas o sistémicas que requieran atención urgente.

Sigue leyendo y entérate por qué debes prestar más atención a tu piel si presenta signos de resequedad.

¿Que es la xerosis?

 El término Xerosis proviene del griego “xero” que significa seco, y “osis” que significa enfermedad o trastorno. La falta de hidratación en la piel es la causa de la xerosis. Puede estar provocada simplemente por el paso de los años, o ser parte de los síntomas de enfermedades subyacentes como la diabetes.

La piel está compuesta por un sistema de 2 factores que regulan la cantidad de agua en las capas superiores:

  • Moléculas higroscópicas (que atraen el agua) que se encuentran en la epidermis, o la capa más superficial de la piel. La urea, el lactato, diversas sales y aminoácidos funcionan en la piel normal atrayendo el agua y reteniéndola.
  • Los lípidos de barrera o la propia grasa o sebo que produce la piel. Su calidad y cantidad debe ser óptima para servir de relleno intercelular y retener el agua. 

En una piel normal, estos factores se comportan equilibradamente permitiendo mantener la piel hidratada, conservando la cantidad de agua óptima en entornos cambiantes. Sin embargo, factores internos y externos pueden alterar el equilibrio de estos factores, afectando inmediatamente la hidratación cutánea.

Síntomas y signos

El diario argentino La Nación indica que hasta un 80% de las personas mayores de 60 años sufren de xerosis, y que esta condición se ve agravada a cualquier edad en las épocas de temperaturas extremas como el invierno y verano, por los aparatos climatizadores que se utilizan en las estancias cerradas y por el ambiente exterior en general.

La xerosis la sufren millones de personas en todo el mundo. Normalmente en una piel seca solo algunos de los siguientes síntomas suelen presentarse. En una piel extremadamente seca, por lo general, todos están presentes:

  • Picor: la incomodidad por la rigidez de la piel se manifiesta con una sensación de picor. No controlar las ganas de rascarse puede empeorar tremendamente la zona.
  • Rigidez: al aumentar el número de células muertas acumuladas sobre la piel, se crea una sensación de capa gruesa que produce rigidez.
  • Rugosidad: provocada por el mismo exceso de células muertas que conllevan a notar irregularidades en la superficie.
  • Piel escamosa: desde minúsculas partículas que parecen polvillo fino hasta grandes escamas. Están compuestas igualmente por células muertas que esta vez se van desprendiendo de la piel.

Normalmente los primeros signos de resequedad en la piel no conllevan a mayores molestias, pero si el factor causante no se identifica y la afección se desarrolla por varias semanas o meses, es mejor contactar con un profesional médico que identifique las lesiones y descarte cualquier tipo de enfermedad subyacente.

pastedGraphic.png

Zonas más propensas a agrietarse

Cuando la piel se deshidrata excesivamente puede volverse frágil y terminar desarrollando grietas. Resulta más común que se agrieten las zonas donde se producen flexiones. Existen diversos niveles de sequedad: desde la forma moderada que causa solo picazón y molestias, hasta el engrosamiento, la descamación y las grietas.

  • Manos: debido al uso inagotable de las manos en cualquiera de nuestras acciones diarias, la piel de esta zona se encuentra más que expuesta a la abrasión de jabones, lociones, roces, cambios de temperatura y más. La piel de las manos suele empezar a resecarse en la zona de los nudillos y la piel del dorso comienza a mostrar arrugas muy finas, como si la piel fuera solo una capa de papel. Vine Vera tiene presente dentro de su propuesta el cuidado de otras zonas aparte del rostro, aunque sea esta su principal preocupación. La Travel Hand a Body Cream de Vine Vera contiene una mezcla de ingredientes que restauran la hidratación en la piel de las manos, dejándolas suaves y protegidas. Además, su tamaño es ideal para llevarla en el bolso para que nunca nos falte en los momentos más necesarios.
  • Pies: durante el invierno, los pies se encuentran más protegidos con el zapato cerrado y el uso de calcetines, por lo que es menos probable que se note la resequedad en los mismos. Al llegar el verano se revela la realidad de los pies: una piel gruesa, de color amarillo, con grietas y muchas veces dolor. Vine Vera propone su Foot Cream para reponer a base de extracto de manteca de karité, o sea butter en inglés, los pies más maltratados y agrietados. 
  • Labios: suelen ser los más olvidados del rostro. En cualquier época del año están expuestos a las inclemencias del tiempo. Algunos medicamentos y la inmunodepresión suelen causar grietas en los labios.

Factores que condicionan la xerosis

INTERNOS
  • Factores Genéticos: el diario argentino La Nación, en su artículo citado anteriormente, explica que, según la entrevista realizada a un experto dermatólogo de un laboratorio alemán (detalles en el artículo), el 20% de la población ha heredado genes que le impiden retener el agua en su piel de manera correcta, lo que conlleva a tener por defecto, una piel propensa a la resequedad. También las enfermedades cutáneas con la resequedad como característica (psoriasis, dermatitis atópica, ictiosis y queratosis) tienen un componente genético.
  • Hormonas: generalmente las alteraciones del estrógeno y la testosterona suelen provocar resequedad de la piel. Es por esto que etapas marcadas como el embarazo o la menopausia suelen tener la piel seca como signo.
  • Edad: ya explicamos que la prevalencia de la xerosis es mayor en cuanto aumentan los años. Los procesos internos de la piel, como de todos los órganos, se vuelven más lentos y menos eficientes con la edad. Además, se reduce el contenido de agua retenida por la piel.
  • Alimentación: una ingesta insuficiente de vitamina E, vitamina A y vitamina C, además de algunos aceites vegetales, influye directamente en la apariencia de una piel deshidratada. Naturalmente no hay que olvidar la ingesta insuficiente de agua, a la que sometemos a nuestro cuerpo la mayoría de las veces.

pastedGraphic_1.png

EXTERNOS
  • Medioambientales: los cambios estacionales y los cambios bruscos de temperatura afectan directamente el estado de la piel. Los rayos ultravioletas aceleran el envejecimiento prematuro a través de la deshidratación que acarrean. En nuestro post del blog de Vine Vera hemos dedicado un artículo completo a Cómo cuidar tu piel en una ola de calor, donde se explica la deshidratación de la piel producida por las altas temperaturas y los medios para aliviarla.
  • Cuidado de la piel: los baños frecuentes, prolongados y con temperaturas extremas resecan la piel. Igualmente, el uso de productos inadecuados, de baja calidad o de procedencia dudosa arrasan la barrera lipídica de la piel provocando la deshidratación.
  • Medicamentos: algunos medicamentos como los diuréticos y los tratamientos como la quimioterapia y la diálisis provocan la piel seca como efecto secundario. Lo mismo sucede con algunas medicaciones recetadas para tratar el acné.

¿Cómo debo tratar mi piel con xerosis?

1) Debes evitar:

  • Los baños y duchas de más de 10 minutos y con agua caliente.
  • Ducharte varias veces al día.
  • Usar gel de mala calidad o una cantidad demasiado grande.
  • Uso habitual de toallitas y gel desinfectante de manos.
  • El alcohol y el tabaco y la exposición prolongada al sol.
  • La ropa ajustada que favorece la mala circulación y los roces.
  • La natación. Las inmersiones en agua con cloro son bastante malas para la piel seca.

2) Inicia y conserva los buenos hábitos:

ROSTRO
  • Limpia tu rostro con productos sin aclarado como el agua micelar o leches desmaquillantes.
  • En vez de tónico, usa agua termal.
  • Usa exfoliantes suaves y solo en las zonas con descamación sin irritación.
CUERPO
  • Usa geles de ducha a base de urea o ácido láctico, con componente de aceite.
  • Enjabónate con tus manos y olvídate de la esponja o los guantes de crin.
  • Al secar la piel con la toalla, hazlo con suaves toques, sin restregar.
  • Aplica leche corporal o alguna manteca corporal inmediatamente al salir de la ducha. Vine Vera recomienda Intensive Shea Boddy Butter  una manteca corporal a base de manteca de karité que restaura la hidratación hasta las capas más profundas de la epidermis, proporcionando suavidad, elasticidad y nutrición a las pieles más secas.
  • Incluye en tu alimentación pescado azul (Omega 3 y Omega 6), muchas frutas y verduras y antioxidantes.
  • Utiliza guantes para lavar los platos y hacer labores domésticas.
  • Utiliza ropa de algodón.
  • En invierno coloca un humidificador en las estancias.

pastedGraphic_2.png

Enfermedades que se manifiestan con la xerosis

Normalmente la piel seca es inofensiva y tiene fácil solución. Una buena crema, ingerir más líquidos y un aporte extraordinario de vitaminas y aceites vegetales suele servir para curar este trastorno generalmente temporal. Sin embargo, si después de muchos botes de crema hidratante, litros de agua y suplementos, tu piel sigue estando muy seca, además de presentar otros síntomas extraños, lo más sensato sería consultar con un especialista.

La xerosis por si sola solo es un trastorno de la piel que merece la atención necesaria para que la piel vuelva a regenerarse y mantenerse hidratada. Sin embargo, muchas veces suele ser un signo de una enfermedad subyacente. Sigue leyendo para saber más.

  • DIABETES

Los niveles de azúcar crónicamente altos disminuyen la cantidad de agua en el organismo, lo que conlleva a una deshidratación de la piel. Igualmente, la capacidad de transpirar se ve afectada por esta enfermedad, lo que deja a la piel con menos humedad de la necesaria. Si notas tu piel muy seca y escamosa, y además tienes más sed de lo normal, orinas con más frecuencia, tienes mucha más hambre y te sientes continuamente cansado y con visión borrosa, acude a tu médico para descartar la diabetes.

  • HIPOTIROIDISMO

Cuando la tiroides empieza a funcionar más lentamente, produciendo niveles inferiores de hormonas, la piel se reciente tremendamente. Un simple análisis de sangre puede detectar si tu tiroides está trabajando a menor ritmo para entrar en tratamiento.

  • PROBLEMAS RENALES

Cuando los riñones no pueden mantener el equilibrio de minerales y nutrientes en la sangre, se producirá picazón y resequedad en la piel.

La mayoría de los problemas renales no suelen presentar síntomas muy evidentes hasta que los órganos están bastante deteriorados. Por ello, un chequeo anual es recomendable.

  • CÁNCER DE PIEL

Los melanomas y carcinomas son los cánceres relacionados con el crecimiento acelerado y descontrolado de las células de la piel. Si la piel te sangra, escuece o raspa, podría tratarse de un carcinoma de células escamosas. No dudes en contactar con un especialista.

Maravillosa urea

En dermatología, la urea es el factor natural hidratante más importante. La segregan las glándulas sudoríparas hacia el exterior de la piel. Su principal función es detener la humedad generando un efecto barrera que impide que el agua se escape.

La producción de urea se ve afectada, como hemos explicado, por factores externos y condiciones dermatológicas como la soriasis, los lavados en exceso y el envejecimiento.

Muchos productos cosméticos contienen hoy día la urea, pero no es la misma que produce el organismo, naturalmente. Se trata de una urea sintética, creada en laboratorios que cumple la misma función que la orgánica.

Cada producto, de acuerdo al área de aplicación, la frecuencia y el motivo, lleva un contenido específico de urea:

Las cremas hidratantes y de uso cosmético suelen llevar entre un 5% y un 10%. Su misión es aliviar las pieles secas por factores externos como el frío o el calor.

20% es la concentración en cremas y lociones específicas para codos, rodillas y pies. Ya que esta concentración provoca un efecto suavemente descamativo, ayudando a exfoliar la zona tratada.

Las concentraciones mayores ya se utilizan en tratamientos muy concretos que requieren la descamación media o profunda de la zona.

Se ha demostrado que, tras 3 semanas de aplicación diaria de un producto con la concentración adecuada de urea, el nivel de hidratación de la dermis puede aumentar entre un 14% y un 26%, lo que significaría una mejoría considerable.